foto_biopsia liquida

¿Qué es la biopsia líquida y cuál es su implicación en el tratamiento contra el cáncer?

Menos invasiva, más rápida y más precisa que la biopsia tradicional. Así definen los expertos a la biopsia líquida, una técnica, fruto de la evolución de la biotecnología en los últimos años, en la que se analiza  una muestra de sangre con el fin de buscar células tumorales o fragmentos de ADN de dichas células.

La biopsia líquida evita trastornos innecesarios en el paciente y supone un ahorro de tiempo. El fácil acceso a la muestra resulta muy útil no sólo para el diagnóstico sino también para controlar la evolución de la enfermedad. Conocer la biología y la genética del tumor facilitará las decisiones que deben tomarse respecto al tratamiento, adaptándolo a las características específicas de cada paciente.

Hoy en día, uno de los usos más frecuentes de esta técnica es la determinación de las mutaciones en el oncogen RAS de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico. Casi el 50 por ciento de los pacientes no presentan mutaciones en este oncogen, por lo que pueden beneficiarse de una terapia dirigida y evitar tratamientos que no resulten efectivos y provoquen efectos secundarios indeseados. En este sentido, además de ser una técnica menos invasiva para el paciente que la biopsia de tejidos, permite conocer el estado de la mutación en el momento que se precise y los resultados se obtendrían en dos o tres días. Todo ello supone un salto cualitativo para pacientes y oncólogos.

A falta de que la técnica se implante de forma general en el sistema sanitario, por el momento se realiza en laboratorios muy especializados de más de una decena de hospitales españoles.

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada