[ File # csp3087523, License # 2703250 ]
Licensed through http://www.canstockphoto.com in accordance with the End User License Agreement (http://www.canstockphoto.com/legal.php)
(c) Can Stock Photo Inc. / 4774344sean

El inicio del desarrollo del primer medicamento “recombinante” para tratar la infertilidad supuso un hito en el campo de la Reproducción Asistida

  • Actualmente, en el ámbito de la Reproducción Asistida, conviven medicamentos “recombinantes”, es decir, obtenidos en el laboratorio mediante técnicas de biología molecular, con los medicamentos “urinarios” extraídos de la orina humana.
  • Este uso significa un avance muy importante en el tratamiento de la infertilidad, dado que permitió ofrecer como resultado un preparado sin proteínas derivadas de la orina humana, presentando mayores estándares de pureza, potencia, calidad y seguridad.

 

En el año 1988, hace ya 25 años, Merck Serono empezó a gestar su folitropina alfa recombinante (hFSH-r) para la estimulación ovárica controlada. Se trataba del inicio del desarrollo del primer medicamento “recombinante” para el tratamiento de la infertilidad, lo que supuso un hito en el campo de la Reproducción Asistida.

 

¿Pero qué es un medicamento “recombinante? Durante varios años, las hormonas peptídicas sólo pudieron obtenerse a partir de extractos de tejidos y fluidos, generalmente orina. Sin embargo, hace varias décadas, gracias a la innovación y a las técnicas recombinantes que ofrece la biotecnología, los fármacos también se pueden obtener sin proteínas derivadas de la orina humana o de otros tejidos. Basta recordar, por ejemplo, que en la actualidad, la vida de millones de diabéticos en el mundo depende de la insulina humana recombinante, que fue la primera hormona en obtenerse mediante técnicas de biología molecular en 1982. Actualmente en el ámbito de la Reproducción Asistida conviven medicamentos “recombinantes”, es decir, obtenidos en el laboratorio mediante técnicas de biología molecular, con los medicamentos “urinarios” extraídos de la orina humana.

¿Y qué supuso el inicio del proceso de producción de los productos “recombinantes” en el campo de la Reproducción Asistida? Pues significó un avance muy importante en el tratamiento de la infertilidad, dado que permitió ofrecer como resultado un preparado sin proteínas derivadas de la orina humana, presentando mayores estándares de pureza, potencia, calidad y seguridad.

Aunque nuestros orígenes en Merck Serono para el tratamiento de la infertilidad fueron desarrollando precisamente los primeros medicamentos de origen urinario, pronto vimos las múltiples ventajas que la biotecnología recombinante podía ofrecer con respecto a las urinarias. Y fieles a nuestro compromiso con la investigación y la innovación, hace ya más de dos décadas que apostamos firmemente por la tecnología recombinante abandonando las hormonas urinarias que habíamos creado. Y así seguimos logrando obtener hormona tras hormona hasta cubrir todas y cada una de las implicadas en el complejo proceso de la reproducción, incluso combinándolas en un único producto, optimizando los procedimientos de fabricación hasta conseguir ser los únicos capaces de determinar la cantidad exacta de hormona (tecnología de “llenado por masa”) sin tener que recurrir a las estimaciones indirectas mediante actividad en ovarios de rata, y embarcándonos en otra carrera paralelea por lograr mejorar los dispositivos de administración usados por las mujeres.

Hoy, 25 años después, me siento orgulloso de poder contribuir cada día a que las parejas con problemas de fertilidad puedan tener a su alcance una opción terapéutica con los más altos estándares de calidad.

 

Dr. César García-Rey

Gerente Médico Fertilidad & Endocrinología & Medicina Clínica en Merck

Comparte esta entrada