e-paciente tecnología

Rompiendo barreras en investigación clínica gracias a las TIC

  • En este marco, el paciente está cobrando cada vez más protagonismo y la relación unidireccional entre médico-paciente se está convirtiendo en cosa del pasado.
  • Con las nuevas herramientas disponibles, todos los datos de los pacientes se pueden incluir de forma automática en los registros electrónicos de datos, en las bases de datos cruzadas y en los análisis estadísticos automatizados.

 

La investigación clínica, como otras disciplinas, también se está adaptando a las nuevas tecnologías, que permiten obtener información de primera mano sobre lo que ocurre en la realidad.

Según un análisis de los lectores de la revista Medcrunch, la aceptación por parte de los médicos del registro electrónico de datos y el empleo diario de dispositivos móviles ha hecho que la investigación clínica también se “modernice”.

Ahora, los clínicos disponen en un solo click de referencias cruzadas de datos y de estadísticas. Existen herramientas que permiten acceder a datos sanitarios de todo un Estado, como ocurre, por ejemplo con SHIN-NY, una red del Estado de Nueva York. Por otro lado, los datos de análisis estadísticos automáticos se pueden integrar en los sistemas de registro electrónico, lo que hace que se logren consultar de forma más selectiva, específica y rápida.

En este marco, el paciente está cobrando cada vez más protagonismo y la relación unidireccional entre médico paciente se está convirtiendo en cosa del pasado. Se está más cerca de que se pueda prescribir a través de una aplicación móvil o de una web. Esto hará que la búsqueda de datos también se modifique y salga del hospital.

Para saber qué pasa con el cumplimiento terapéutico, la adherencia, la actividad diaria, el consumo de calorías, los patrones de sueño… hay que estar donde se producen, es decir, fuera del hospital, que es donde ocurre todo esto. Con las nuevas herramientas disponibles, todos estos datos se pueden incluir de forma automática en los registros electrónicos de datos, en las bases de datos cruzados y en los análisis estadísticos automatizados.

Todo esto hará que los datos estén disponibles a un número cada vez mayor de investigadores y favorecerá que se aúnen fuerzas hacia objetivos comunes. Las redes de datos abiertas son el primer paso para romper las barreras existentes en la investigación clínica.

Esto son solo unas ideas, pero ¿cómo crees que se podría innovar en investigación clínica?

 

Arantxa Pérez

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada