TV-show

Las series sobre ciencia y tecnología que no puedes perderte este verano

El verano ya está aquí. Llega el momento del relax y, por qué no, de ver series. En Merck las que más nos gustan son las de ciencia y tecnología y, como sabemos que estáis buscando nuevas para el verano, queremos proponeros – sin spoilers – unas que están funcionando muy bien. Si no eres nerd, ni techie, no te preocupes; son para todos los públicos:

Altered Carbon (2018). La nueva serie de ciencia ficción de Netflix nos tiene muy enganchados. Basada en la novela de Richard K. Morgan, Altered Carbon nos traslada a 2384, para acompañar a Takeshi Kovacs, un exsoldado convertido en mercenario que es liberado de su cautiverio de 250 años, con el fin de resolver un asesinato. ¿Por qué no puedes perdértela?

 

Su estética. Si te gustan los escenarios que recrean películas como Blade Runner, el mundo ciberpunk de Altered Carbon te encantará. La serie se sumerge en los bajos fondos de Bay City, explorando su escena nocturna y actividad criminal, e imagina cómo vivirán los ricos del siglo XXIV, examinando las enormes consecuencias que la desigualdad social tendrá en el futuro. Además, sus increíbles efectos visuales ayudan a que la serie consiga un ambiente futurista espectacular, en el que tampoco falta la acción y la adrenalina.

Su trama. En un mundo en el que la muerte no es el final, donde los ricos pueden comprar y habitar los cuerpos de otras personas para seguir viviendo, Altered Carbon plantea preguntas sobre la inmortalidad o sobre la manufacturación del cuerpo humano, a las que quizá nos enfrentemos el día de mañana.

Su apuesta. Altered Carbon ha conseguido fascinar a miles de fans alrededor del mundo con los 10 episodios de la primera temporada, que se estrenó en febrero. Aunque se espera que la segunda llegue a finales de 2019, Netflix aún no ha confirmado fechas y muchos devoran las novelas de Richard K. Morgan, sobre las que se basarán los próximos capítulos. Las expectativas son muy altas y la serie cuenta con todo para seguir fascinándonos.

 

Electric Dreams (2017). Philip K. Dick, cuyas novelas han dado vida a películas y series como Minority Report, The Man in the High Castle o Blade Runner, vuelve a estar de moda con esta serie producida por Amazon y que cuenta con estrellas como Steve Buscemi (Boardwalk Empire), Bryan Cranstone (Breaking Bad) o Sidse Babbet Knudsen (Borgen). Electric Dreams es una antología de historias cortas basadas en el trabajo del autor, que exploran los fenómenos futuristas que sacuden a sociedades distópicas. Entre los temas que se tratan: nuestra dependencia tecnológica, los misterios de la galaxia que nos rodea, la línea que separa a los humanos de los humanoides o, incluso, la monitorización de los ciudadanos – algo que ya está ocurriendo en países como China. ¿Razones para verla?

 

No es una copia de Black Mirror. Aunque la comparación es inevitable, Electric Dreams añade una dimensión más humana y realista a las historias, haciéndolas más cotidianas y estimulantes. Los episodios no solo tratan cómo la tecnología y la ciencia transforman el mundo, sino que traducen esos cambios en clave emocional, y reflejan las crisis, los dilemas o las dudas éticas que los humanos experimentan con la revolución tecnológica.

El equipo detrás de la serie. Además de Philip K. Dick, decano de la ciencia ficción, y el elenco de actores y actrices que pone rostro a las historias, Ronald Moore y Michael Dinner, que componen el equipo creativo, se han curtido en producciones que van desde Star Trek a Battlestar Galactica, pasando por Outlander o The Wonder Years.

Sus efectos visuales. Como decíamos antes, una de las características principales de la serie es el realismo impreso en sus increíbles historias. Para ayudar a conseguirlo, Amazon dota a Electric Dreams de una magia visual difícil de encontrar en otras producciones televisas.

 

Westworld (2017). Hemos querido dejar la serie de HBO para el final porque posiblemente la conozcáis ya. La serie da nombre a un parque temático al que los humanos van a satisfacer sus deseos más primitivos con robots. A estos, se supone, no debe importarles, pero pronto las cosas cambiarán. La serie ha ido ganando adeptos conforme ha avanzado y ya va por la segunda temporada. ¿Por qué la recomendamos?

 

Es diferente a cualquier otra serie. Ya sea por la complejidad de su trama, los temas que toca, especialmente la inteligencia artificial, o por la profundidad de las preguntas que plantea, Westworld no deja indiferente a nadie. Las tramas enganchan, parecen impredecibles por momentos y, sin embargo, consiguen cerrar sutilmente. Asimismo, está a caballo entre la ciencia ficción y el western, dejando también espacio para las reflexiones antropológicas y filosóficas.

Los escenarios son alucinantes. Los desiertos del parque temático Westworld quitan el hipo. El presupuesto se hace patente tanto en los exteriores, como en los interiores – hablamos de los laboratorios en los que se diseñan los robots – y la música, que mezcla estilos modernos y del salvaje oeste, sienta genial y ayuda a crear un aura muy especial.

Hopkins, Harris & Co. Pocos actores pueden dar tanto carácter y personalidad a una producción como Anthony Hopkins y Ed Harris. Ambos sobresalen en sus papeles de creador/semi-dios y villano. Sin embargo, Evan Rachel Wood y James Marsden, lejos de intimidarse por el trabajo de estos, ofrecen unas actuaciones tan impresionantes como los paisajes en los que se desarrolla la acción.

 

Bonus:

Night Flyers (2018). Bienvenidos a una psicosis en el espacio, de la mano de George R. R. Martin, autor de la saga Juego de Tronos.  La nueva serie de SyFy, que cuenta también con la colaboración de Netflix, sigue al Night Flyer, una nave que transporta a un grupo de científicos en una expedición en busca de especies alienígenas. No hay aún muchos detalles de esta serie, que se espera llegue en otoño, aunque podéis ver un tráiler aquí.

Comparte esta entrada