Etiqueta: cinco elementos

dieta o ejercicio
0

Cinco elementos: El quinto elemento

Voy a confesar un secreto. Quienes hayáis leído las anteriores entradas de esta serie especial con motivo de la concesión del I Premio Merck al mejor blog de salud dedicadas a los cuatro elementos clásicos (agua, aire, tierra y fuego) es posible que os hayáis preguntado en algún momento el motivo del cinco elementos del título de las mismas. Y es que el porqué de la serie se encuentra en realidad explicado en esta última entrada, que se convierte así en origen y destino del conjunto.

inmunooncología
0

Cinco elementos: el fuego

Ya hemos visto cómo la vida, que surgió en el agua para pasar posteriormente al medio aéreo y después colonizar la tierra, se enfrentó posteriormente a elementos inicialmente incontrolados, pero que posteriormente pudo dominar. Similar evolución la de la especie humana que primero se enfrentó y posteriormente dominó algunos elementos de la naturaleza para terminar convirtiéndolos en herramientas cotidianas a su servicio.

síndrome de Opitz C
0

Cinco elementos: la tierra

La vida en el plantea pasó del medio acuático primitivo al aéreo. A partir de aquí la tierra fue su base y su sustento. Tras el nacimiento, el seno materno primero como representación de la tierra después también se convierten en el sustento de cada recién nacido. Podemos considerar la tierra, en tanto que uno de los cuatro elementos clásicos, como símbolo de la fuente de la nutrición que cada menor primero y adulto después necesita no sólo para sobrevivir, sino para una existencia plena y digna.

mójate por la esclerosis múltiple
0

Cinco elementos: el agua

La vida en nuestro planeta comenzó en el agua. La vida de cada ser humano comienza también en el agua. No es extraño, por tanto, que ya desde antiguo en las culturas que nos han antecedido el agua haya sido considerada uno de los cuatro elementos clásicos:
Hasta tal punto es así que Hipócrates, considerado el padre de la medicina occidental, unía este elemento, frío y húmedo, con uno de los cuatro humores (la flema o pituita en este caso).

4