redes sociales

Telemedicina, una ayuda para la calidad asistencial

  • Los responsables sanitarios ven en la telemedicina una posibilidad de aumentar la calidad de los servicios sanitarios mejorando el acceso y dando soportes avanzados a servicios de emergencia y asistencia en el hogar.
  • Una red típica de telemedicina usualmente consta de una red remota donde participa un paciente que tiene una consulta y una central desde donde el médico responde.

 

Desde sus orígenes, la motivación principal para el uso de la telemedicina ha sido la de facilitar el acceso a los servicios sanitarios en lugares remotos y aislados. El impulso básico para el desarrollo de ésta práctica radica en su propia naturaleza, por la potencialidad de unas funcionalidades que la hacen deseable para los usuarios a nivel particular o desde las instituciones sanitarias.

A lo largo de la última década, la telemedicina ha estado influenciada en gran medida por el incesante desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Los responsables sanitarios ven en la telemedicina una posibilidad de aumentar la calidad de los servicios sanitarios mejorando el acceso; salvando barreras de distancia para poblaciones situadas en lugares remotos o de aislamiento geográfico; sirviendo a los objetivos de asistencia centrada en el paciente; facilitando la conexión entre recursos sanitarios de diferentes niveles, y dando soportes avanzados a servicios de emergencia y asistencia en el hogar.

Las personas que viven en zonas rurales o en poblaciones con escasos recursos tienen problemas para acceder a una adecuada atención médica. Por otro lado, en los hospitales o centros de salud de las grandes ciudades se presentan situaciones en las que el número de personas en espera de un servicio médico excede las capacidades de las instalaciones y, en ocasiones, los pacientes no necesitan realmente una visita presencial.

En la actualidad, las tecnologías de la comunicación y la información se han desarrollado hasta tal punto que la posibilidad de utilizar equipos de alta tecnología para aplicaciones médicas y de salud resulta económicamente factible, así como tecnológicamente eficiente en su aplicación y uso. Es así como podemos definir la telemedicina, que en su más amplio sentido es “el uso de las tecnologías de las telecomunicaciones y de sistemas de información para proveer servicios e información médica a distancia”.

Una red típica de telemedicina usualmente consta de una red remota donde participa un paciente que tiene una consulta y una central desde donde el médico responde.

Si hablamos de las ventajas de la telemedicina, podemos citar las siguientes:

  • Atención al paciente: mejora la calidad de los diagnósticos en lugares donde no se tiene fácil acceso presencial a los especialistas médicos.
  • Descongestión de los centros de salud: se evitan los grandes congestionamientos en los hospitales al atender al paciente de manera remota.
  • Mayor calidad en el servicio al atender a un mayor número de ciudadanos: se puede brindar atención a una población más grande de manera eficiente con un uso más eficiente de los recursos.
  • Factor distancia: la telemedicina elimina el factor ‘distancia’ en el trato al paciente. Los pacientes no tienen que ir a la consulta médica para recibir asistencia.
  • Mejora de la calidad del cuidado de la salud: se brinda la oportunidad a los servicios sanitarios de aumentar las habilidades y expandir su conocimiento. Por muchos es ya conocido el caso del Doctor Pedro Guillén, que realizó la primera intervención con Google Glasses para que otros profesionales pudieran “participar” en la distancia.

Y tú, ¿ya eres usuario de la telemedicina?

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada