terapia dirigida en cáncer

Terapia dirigida en cáncer: turno para el cáncer de pulmón

  • Las terapias dirigidas tienen el potencial de ser más eficaces y causar menos efectos secundarios que la quimioterapia.
  • La determinación del estado del gen RAS en pacientes con cáncer colorrectal metastásico permite a algunos pacientes beneficiarse de un tratamiento con inhibidores de la activación del receptor del factor de crecimiento epidérmico.

 

Esta semana comienza la primera fase de la copromoción de crizotinib, un inhibidor de la proteína quinasa del linfoma anaplásico (ALK), que llevarán a cabo las compañías Pfizer y Merck, y en la que se establecerá una estructura comercial conjunta en oncología en países clave.

Crizotinib es el primer inhibidor oral de ALK aprobado en Estados Unidos, Japón y la Unión Europea y está indicado para el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado con gen ALK positivo. Si los cánceres de pulmón no microcíticos, también denominados cánceres de pulmón de células no pequeñas, suponen el 85-90% de los tumores de pulmón, alrededor del 5% de estos son los que presentan un reordenamiento del gen llamado ALK. El reordenamiento en el gen ALK produce una proteína anormal ALK que causa que las células crezcan y se propaguen. A estas células es a las que ataca crizotinib, que es, por tanto, una nueva terapia dirigida para el cáncer.

Las terapias dirigidas tienen el potencial de ser más eficaces y causar menos efectos secundarios que la quimioterapia. Con ello, repercuten positivamente en el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes y evitan gastos farmacológicos innecesarios. Muchos cánceres ya se benefician de este tipo de terapia. Así, la determinación del estado del gen RAS en pacientes con cáncer colorrectal metastásico permite a algunos  pacientes beneficiarse de un tratamiento con inhibidores de la activación del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR, por sus siglas en inglés).

A partir de ahora, los pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado ALK positivo podrán tratar su enfermedad de forma específica con crizotinib, con el que ya se han tratado más de 8.000 pacientes en todo el mundo en los ensayos clínicos.

La llegada de crizotinib es resultado de la creación de una alianza estratégica global entre Merck y Pfizer, anunciada el pasado mes de noviembre, para desarrollar y comercializar conjuntamente avelumab, un anticuerpo monoclonal PD-L1 en investigación, y para acelerar el desarrollo de medicamentos en inmunooncología para pacientes con cáncer.

La primera fase de la comercialización se inicia en Estados Unidos, Canadá, Japón y cinco países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido). Galo Salvador, director médico de Merck España, considera que “la alianza de copromoción con Pfizer demuestra el beneficio que la colaboración entre dos grandes compañías puede reportar a la salud y, sobre todo, supone una gran esperanza para pacientes con cáncer de pulmón no microcítico, un tipo específico de carcinoma de pulmón”.

 

Rodrigo Abad

Gerente de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada