hipertensión

Una vida con hipertensión

  • La hipertensión arterial normalmente no presenta síntomas claros y por eso se le conoce con el nombre de “el asesino silencioso”.
  • Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión, queremos ayudar a la toma de conciencia sobre lo importante que resulta prevenir y controlar la tensión arterial alta.

 

La presión arterial aumenta, pero la persona no se da cuenta. Después empiezan los dolores de cabeza inusuales, que se sitúan detrás de las orejas y alrededor de la nuca y del cuello. A continuación, experimenta una leve pérdida de la visión y siente que no puede dormir porque no deja de escuchar el latido de su corazón golpeándole la cabeza.

¿Reconoces los síntomas? No es sencillo, ya que la hipertensión arterial normalmente no presenta síntomas claros; de ahí que se le conozca con el nombre de “el asesino silencioso”.

Esta patología se caracteriza por una presión continuada y alta en los vasos sanguíneos. Aproximadamente una de cada cinco personas adultas tiene la tensión arterial alta. Si es tu caso o se presenta cerca de ti, debes hablar con el médico de cabecera para mantenerla bajo control.

Además, es importante seguir unos hábitos de vida saludables. Aparte de la prescripción dictaminada por el especialista, la persona afectada por esta enfermedad cardiovascular debe empezar por realizar unos pequeños cambios en su día a día. Te los contamos a continuación:

En primer lugar, se recomienda seguir una dieta saludable. El primer alimento que se debe retirar de una dieta apta para una persona hipertensa es la sal, o en su defecto hay que reducir su ingesta. Asimismo, es importante moderar el consumo de grasas y vigilar qué tipo se ingiere. Por su parte, los alimentos ricos en potasio y fibra serán los grandes aliados de la alimentación para las personas con una presión arterial alta.

En segundo lugar, se debe mantener una vida activa. Lo más efectivo es realizar una actividad cardiovascular moderada (caminar, bailar o correr), de media hora a una hora al día y de tres a cinco días a la semana. Si se realizan de manera correcta, estos ejercicios ayudan a la reducción de los valores de tensión arterial.

Por último, hay que evitar situaciones de ansiedad, depresión y estrés. El reposo y la relajación total van a ser las máximas que seguir para controlar este tipo de situaciones. Dormir lo suficiente, disfrutar de un tiempo de vacaciones y aprovechar al máximo el tiempo de ocio es lo más aconsejable para mantener a raya estos problemas.

Teniendo en cuenta la importancia de esta enfermedad cardiovascular, hoy, Día Mundial de la Hipertensión, queremos ayudar a la toma de conciencia sobre lo importante que resulta prevenir y controlar la tensión arterial alta.

¡Démosle voz a la lucha contra la enfermedad silenciosa!

 

Departamento de Comunicación de Merck

Comparte esta entrada